viernes, 1 de junio de 2007

Desenlace cruel para un Joventut descarado

Flis tapona un tiro de Smith, ayer en Vistalegre (EFE)

Desenlace cruel para el DKV Joventut. Trama trepidente en Vistalegre: partido igualado con diferencias que no sobrepasaron los nueve puntos. A poco menos de 15 segundos del final, con el Madrid ganando por dos, Ricky Rubio tuvo que parar con falta a Felipe Reyes. Al menos indicado. El pívot del Madrid no había errado hasta entonces ningún tiro libre. Falló los dos.

Su compañero Charles Smith voló para capturar un rebote imprescindible, que acabó no siéndolo tanto. Porque de nuevo apareció Ricky, esta vez para demostrar su mejor arma, la anticipación. El mejor recuperador de la Euroliga y de la ACB le robó el balón a Axel Hervelle. La prórroga podía pasar por esa jugada. Pero él y su equipo se descompusieron. No lograron ni tan siquiera tirar, y el Madrid ganó el primer partido de la serie de semifinales (72-70) de la Liga. El domingo (19.00 horas) se jugará el segundo.


Sin Charles Gaines -que no se recuperó de su lesión, pese a asegurar que jugaría-, el juego estético y preciosista del Joventut pierde dos elementos básicos: rebote y contundencia. Ayer en Vistalagre sólo anotó dos canastas de dos en toda la primera mitad. Porque el conjunto de Aíto era demasiado inferior en rebote (38 por 24 al final del partido) y apenas se atrevía a cruzar la línea de tres.

Carrusel de triples

Tampoco le iba nada mal al Joventut optar por lanzar desde más allá de 6'25. En unos primeros instantes de fallos absurdos y grandes defensas, el conjunto visitante encadenó tres triples y otras tantas recuperaciones, que le dieron una inesperada ventaja (2-10, minuto 4). Otro lanzamiento de tres del capitán Paco Vázquez selló la máxima diferencia del partido (9 puntos, 5-14) y provocó el tiempo muerto de Joan Plaza.


No le gustaba nada al técnico catalán lo que estaba viendo. Su equipo no defendía bien el perímetro y era un mero espectador de las rápidas transiciones de su rival. Pero, tras sus consejos, el Madrid cambió. Reacció con un parcial de 10-0 (15-14), con canastas en segundas opciones. Curiosamente, sólo lanzó de tres una vez, y Charles Smith no acertó. Su rival era todo lo contrario: hasta ocho lanzó en el primer cuarto. Anotó cinco. El último, colosal y sobre la bocina de Elmer Bennett, le devolvió al Joventut una mínima renta (15-19).

Tuvo sus minutos de protagonismo Àlex Mumbrú, muy motivado ante su ex equipo. Capturó un rebote bajo los aros -el tercero en la misma jugada- y anotó. Fue el inicio de un parcial de 8-0 que acabó cerrando él mismo con un triple desde más de 7 metros. Respondió Rudy Fernández como mejor sabe: a la contra y colgándose del aro. Ayer el escolta fue otra vez el mejor del conjunto verdinegro, con 17 puntos y 8 rebotes. Le secundó bien Lubos Barton, que en una acción de reflejos puso por delante a su equipo al descanso (38-39).

Bullock lidera la reacción

En la reanudación, el DKV Joventut se recreó. Llegó a tener una renta de 8 puntos (44-52, minuto 26) con su juego alegre que desactivó al Madrid, precipitado. Ni Bullock,
que ya acumulaba tres personales, parecía encontrar la receta. Pero todos sabemos cómo son los tiradores: el estadounidense anotó tres canastas seguidas, las dos últimos dos grandes triples. Además provocó la tercera personal de Vázquez. Y partido nuevo: 53-54.

La otra estrella del conjunto blanco, Felipe Reyes, no tenía la efectividad de otras tardes. Era capaz de anotar canastas solas, no de palomero, pero casi. Eso sí, en su lucha con sus rivales por los rechaces no cedía. Aunque poco pudo hacer para frenar un gancho del pívot Robert Archibald. Supuso el 63-64, la última ventaja del DKV Joventut, que a pesar de su defensa zonal, fue incapaz de imponerse en el primer partido de la serie de semifinales.

Naufragó cuando tuvo sus opciones el conjunto de Aíto. Acabó perdiendo un balón que Barton le había arrebatado a Bullock. En la jugada siguiente, Dimitri Flis no hizo una buena selección de tiro y su triple fue rechazado por el aro. Segundos más tarde, tampoco aprovechó los dos fallos de Reyes desde la línea de personal. Le faltó confianza al final al Joventut en un partido en el que le sobró descaro. El domingo luchará por tener el factor pista a favor. Quién sabe si con Gaines. Quién sabe si con otro Rudy Fernández estelar.

No hay comentarios :