domingo, 3 de junio de 2007

"Eres un linier malo, que no te enteras"

Hacía mucho tiempo que Juan, que muestra orgulloso su carnet, no veía el Estadio con tanto color, con tantas voces de ánimo. Probablemente, este ex jugador de fútbol jubilado no se reunía con más de 3.000 aficionados desde aquella calurosa tarde del 16 de junio de 2002. Aquella jornada pudo cambiar el destino de su querido Hospi.

Su equipo tuvo la oportunidad de dar un paso importante. De subir a Segunda División, donde sólo ha jugado en los años sesenta. Pero no lo logró: ese día Javi García, Matamala y compañía perdieron su único partido en todo el año en casa. Una derrota (1-2) ante un equipo humilde que está realizando una gran campaña entre los grandes, en Primera: el Getafe. Hoy, cinco años después ante un histórico como el Eibar, el Hospi puede reescribir su historia. Juega el partido de ida de la primera eliminatoria de ascenso a la categoría de plata. Si pasa ronda, se enfrentaría, en la definitiva, al ganador el Rayo-Portuense.

"Casi siempre somos los mismos", explica mientras empieza el partido. No tarda en llegar la primera jugada polémica: un defensa del Eibar derriba a Asier en el área. La grada sentencia, el árbitro manda seguir el juego. Poco después Felipe, un delantero tan talentoso como poco asistido, cae entre tres jugadores visitantes. Le han hecho un bocadillo. "Igual se piensa que el Eibar es el Barça. Es que no da ni una", se queja un aficionado. Su amigo agarra su bufanda con rabia y da su versión: "Es valenciano, es eso".

Una contra

Aplausos y más aplausos. Todos irónicos. Los espectadores festejan la primera falta a favor de su equipo, sobre Medina, un defensa contundente con estética de Melendi. Se quejan de la actuación del colegiado, y apenas hablan sobre el rival. "Quedó primero de su grupo, pero nos podía haber tocado uno peor", analiza un joven con los colores de su equipo pintados en la cara. "Ya... pero como nos pillen en un contraataque, se acabó...", le advierte su acompañante. Parece pitoniso: en la jugada siguiente el portero Eduardo saca una mano salvadora. Así acaba una contra.

Centros y más centros desde la banda izquierda que no encuentran rematador. Ése es el frustrante sino del Hospi. El Eibar se dedica a mantenerse concentrado abajo, a no dejar espacios. A asegurar, como mínimo, el empate. Y para lograrlo acumular faltas, infracciones que el árbitro no señaliza. "¡Eres un jeta!", le grita un seguidor envuelto con una bandera del conjunto ribereño. El hombre, de poco más de 50 años, tiene palabras para todos. También para el linier: "Eres un linier malo, que no te enteras". A su izquierda, su inquieto vecino, que ha venido con su hijo -más entretenido en agitar su botella de Pepsi que del partido- también se dirige a la misma persona: "No te pongas nervioso. No levantes el banderín, no vaya a ser que te dé algo".

Juego duro

En el césped artificial, donde Lendoiro se negó a jugar en la Copa de 2002, sigue habiendo emoción. Felipe inicia una contra, que no puede culminar ante el portero Zigor. El delantero local vuelve a tener otra clara ocasión, le agarran de la camiseta, pero aguanta y pierde la pelota. "¡Tírate! ¡Tírate!", le insta un seguidor, el mismo que se indigna por una doble falta del Eibar. Primero se va al suelo Àxel, después Hammouch. "Oye, ¿sabes qué es un balón?", le pregunta un aficionado oculto en gafas al número 3 del rival. Etxabe, que "se ha pasado todo el partido repartiendo y aún no lleva una tarjeta".

El desenlace está cerca. El Eibar está a punto de marcar en un par de saques de esquina. En un par de remates de cabeza. También tiene sus últimas opciones el Hospi. Pero ni Hammouch, con un tiro que sale unos centímetros por encima del larguero, ni Asier, que agotado, sólo es capaz de acariciar la pelota, pueden cambiar nada (0-0). "Tenemos una defensa apañada, pero nos faltan puntas", concluye Juan, que irá a Ipurua para apoyar a su equipo.

1 comentario :

anonimo dijo...

que grande, força hospi, autocar a eibar!!!