lunes, 20 de agosto de 2007

Renato, la imagen de un Sevilla campeón

Renato marcó dos goles en el Santiago Bernabéu.

No es una estrella. No tiene la elegancia de Jesús Navas ni la frialdad de Frédéric Kanouté. Tampoco posee el descaro de Daniel Alves. Pero
Dirnei Florencio Santos, Renato (Santa Mercedes, Brasil, 1979) es uno de los grandes culpables de que el Sevilla fuese nombrado mejor equipo del mundo en 2006 y que ahora sea campeón de la Supercopa de España tras superar al Real Madrid 3-5 (1-0 en la ida). El cuarto título de los últimos cinco disputados para el conjunto de Juande Ramos. El quinto en 15 meses.

Los diarios hablaban del duelo entre Kanouté y Van Nistelrooy, pero Renato fue el primero en aparecer en el Santiago Bernabéu. Al cuarto de hora el mediocentro brasileño remató solo un centro de Poulsen, tras un mal despeje de Casillas. Y poco después, a los 28 minutos, empequeñeció el golazo desde fuera del área de Drenthe con un buen cabezazo. El 1-2 era un resumen del partido: precisión en ataque del Sevilla (gran centro de Duda) y despistes en defensa del Madrid (Ramos primero y Diarra después).

Fan de Zico

Entre fichajes de relumbrón, era Renato el gran protagonista. Sobresalía una incorporación modesta (en 2004 llegó a Sevilla por cinco millones procedente del Santos, donde era capitán). Un entusiasta seguidor de Zico, del Pelé Blanco, el genial centrocampista brasileño -"Desde pequeño siempre quise ser como él. Mi padre me habló mucho sobre Zico, me relató sus goles. Era el jugador perfecto-.

El Madrid, con Sneijder casi inédito, no funcionaba. Van Nistelrooy, el supuesto remedio para olvidar la tercera peor pretemporada del equipo, apenas participaba. El delantero holandés aún no está listo tras su lesión.

Tampoco rindió Pepe, el defensa más caro de la historia del conjunto blanco. El central brasileño fue decisivo, para mal: primero tocó el balón con las manos en el área y provocó el penalty que transformó Kanouté (1-3) y después, ya en los últimos minutos, cuando su equipo buscaba dos goles para ganar la Supercopa, no se entendió con Casillas. Chocaron y el centro de Dani Alves desde la derecha fue aprovechado, de nuevo, por Kanouté (3-4). Sería su penúltima acción, en la siguiente, le hizo una entrada innecesaria a Martí. Segunda amarilla y expulsión.


Jugada de clase

El Sevilla encontró la excelencia en una jugada de clase. Asistencia con el interior de Maresca, sustituto de Renato, y remate sin oposición de Kanouté (Saunte les Lyon, Francia, 1977). Hat -trick del ariete galo, otro de los grandes fichajes de Monchi. Una inversión arriesgada, ya que en su periplo en Olympique de Lyon, West Ham y Tottenham fue un delantero tosco, irregular y con poco gol (52 en 161 partidos de Liga).

Tras un primer año discreto en la Liga española, se transformó la temporada pasada. Con 21 tantos, Kanouté fue el tercer máximo goleador del torneo, tras Van Nistelrooy y Diego Milito. "No parezco yo. A veces creo que soy mi hermano gemelo", llegó a decir este futbolista que de pequeño no quiso serlo. Sólo deseaba estudiar una carrera. Años después ha sido decisivo en los seis títulos de su equipo en 15 meses. El día decisivo siempre ha marcado al menos un gol. Es, como Renato, uno de los referentes del Sevilla campeón.

1 comentario :

Monchi dijo...

Esta claro que el sevilla llegara lejos otra vez aunque quizas no gane ningun titulo importante este año. Pero estará arriba junto a barça, madrid y valencia. Creo que será una liga parecida a la pasada pero que se resolverá todo antes del final de temporada.