domingo, 7 de octubre de 2007

El Mundial más igualado desde 1986

Un fotógrafo capta el instante en el que Hamilton es conducido en moto al hospitality tras su abandono. -EFE

"Necesito que Lewis abandone...", soñaba en voz alta Fernando Alonso (Oviedo, 1981) hace una semana tras el GP de Japón, en el que tuvo que retirarse por un aquaplaning y la victoria de Hamilton le dejó a 12 puntos del liderato a falta de 20. "Dependo de algo que no ha sucedido en todo el año", recordaba el piloto español, que hablaba de correr sin presión el último tramo del Mundial. El bicampeón, declarado pesimista, no esperaba un milagro en circuito de Shanghai. Menos aún saliendo desde la cuarta línea de parrilla y con su rival primero.

Pero ocurrió lo inesperado: McLaren tardó demasiado en ordenar a Hamilton que pasara con boxes -sus neumáticos intermedios estaban desgastados y no cumplían su función, ya que ya no llovía- y cuando lo hizo, el monoploza aún era más inestable -Kimi Raikkonen acababa de adelantarle-. Tanto que en el camino nada más entrar en la zona de pit lane se salió. Se quedó en la grava. El piloto británico se desgañitó para que los asistentes le ayudaran. Pero no funcionó como en Alemania: esta vez no le auxilió la grúa. Tuvo que retirarse. Era la vuelta 31.

El último antecedente, Alain Prost

Empezaban los primeros giros del Mundial más igualado desde 1986, cuando
Alain Prost le recortó 11 puntos a Nigel Mansell en las dos últimas pruebas. Entonces sólo se computaban los mejores 11 resultados y el quinto puesto de Mansell en México no le sirvió para nada. Con esos dos puntos hubiese sido ganador, pese a abandonar en Australia. El tercero en discordia fue Nelson Piquet. 21 años después, como ha pasado otras ocho veces en la historia, tres vuelven a ser los aspirantes. Hamilton tiene 107 puntos, sólo cuatro más que Alonso que logró en China su tercer segundo puesto del año y siete que Kimi Raikkonen, que sumó su quinto triunfo.

Necesitaba estar solo Hamilton y se aisló un rato. Mientras, Raikkonen lideraba cómodamente con Alonso por detrás suyo. El bicampeón volvió a rivalizar con Felipe Massa en la salida -casi se rozan de nuevo- y le ganó la posición en una acción por el interior.

"Es mi culpa, perdón"

Minutos después apareció el nuevo icono deportivo británico. Sus primeras palabras ante los medios de su país fueron humildes: "Es mi culpa, perdón". Y se fue rápido. "Después de la prueba, después", indicaba la jefa de prensa de McLaren. En la carrera Raikkonen seguía liderando la prueba con suficiencia. Massa se descolgaba de Alonso y sólo era emocionante la lucha de un secundario como Vitantonio Luizzi por conservar su histórica sexta posición. Lo hizo, pese a los ataques de Giancarlo Fisichella y la insistencia de David Coulthard.

"Cuando me he bajado del coche estaba descorazonado, por el equipo y por mí mismo", dijo poco después Hamilton, que saludó uno a uno a sus mecánicos, que en caliente no les reprendió nada. "Aún puedo ser campeón", concluyó, y no tardó en abandonar el circuito. No quiso ver la ceremonia del podio.

Más punzante estuvo Alonso en la rueda de prensa. Empezó con un guión lógico -"el resultado es bueno, pero aún es difícil ganar el Mundial"- y acabó con su irónico deseo: "Espero que en Brasil (donde ha ganado sus dos títulos) haya igualdad en el equipo durante todo el fin de semana". El actual campeón no olvida que McLaren priorizó a Hamilton en la calificación. Tampoco omite que la FIA no sancionó a Hamilton por su conducción irregular en Japón que provocó el accidente de Vettel y Webber. Menos aún que Bernie Ecclestone, el jefe de la Fórmula 1, haya dicho que no quiere que gane, que no ha hecho nada por este deporte. Menos se esforzó Raikkonen. Tras señalar que durante las primeras vueltas no se sintió cómodo, que tuvo problemas con sus neumáticos delanteros resumió: "Tengo opciones".

4 comentarios :

Rafael dijo...

Hola Toni, enhorabuena por la crónica. Creo que hay que sacarle jugo a las declaraciones de Ron Dennis que se publican en la web de autosport (autosport.com). Los propios ingleses de autosport dicen que llama la atención que Dennis sostenga que su preocupación en el momento en el que debían decidir la entrada de Hamilton a cambiar neumáticos no era Kimi ¡sino Alonso! Yo creo que este hombre a perdido el norte, no por hacerlo, sino por decirlo. Es como pedir expresamente a la FIA que lo sancionen. Me extraña que en la prensa española no se hayan destacado estas declaraciones.
Gracias por tu blog. En el mío también he escrito algunos comentarios sobre Formula 1. Si los quieres ver están en jardindehipotesis.blogspot.com

Toni Delgado dijo...

Sorpendente que no aparecieran en los medios esas declaraciones. Hoy las he visto a primera hora en la web del Marca y en el diario El País. En otros medios no han dicho nada, pero tampoco he podido consultar demasiados. Se presuponía que Ron Dennis iba con Hamilton, pero de ahí a que lo diga tan claro... Es meritorio que Alonso tenga opciones de ganar todavía. Muchas gracias por tu comentario, Rafael. Ahora me paso por tu blog;

Un saludo,

Toni

Imanol dijo...

dios como me alegre de ver a este niño malcriado en la gravilla.

Rafael dijo...

Hola Toni, sí que vi tu mensaje. Ya incluí el link en mi blog. Lo que pasa es que puse como título blog de deporte. Lo cambiaré para que sea más fácil identificar tu blog. A ver si haces una entradita comentando lo que pueda pasar en Brasil...