martes, 24 de marzo de 2009

Prigioni le da al Tau la ventaja de pista a favor (75-84)

Lakovic asiste a un compañero ante Vidal -EFE.



Los jugadores se suceden en el Tau, pero año tras año una máxima continúa inalterable: Pablo Prigioni (Río Tercero, Córdoba, Argentina, 1977) sigue siendo el barómetro del equipo de referencia de la Liga ACB en el último lustro. Un protagonismo que el conjunto vitoriano también tiene en la Euroliga, donde ya acumula cuatro Final Four consecutivas y tiene bien encarrilada la quinta pese a haber partido con el factor pista en contra. Prigioni hizo que ahora su equipo cuente con la ventaja de campo a favor tras ser el artífice del triunfo ante el Barça en el Palau en el primer partido de cuartos (75-84). Supo aparecer en los instantes precisos con triples (5/7, 17 puntos). Especialmente decisivo fue el último, a 2m10s y desde siete menos largos. La canasta del argentino frenó la reacción de un Barça irregular, más pasional que técnico, que se había colocado a seis puntos tras llegar a perder por 17 en el tercer cuarto. En un partido discreto de Tiago Splitter (ocho puntos con 4/10) y errático de Igor Rakocevic (15, pero 4/13) y Pete Mickeal (siete, con 2/8) Prigioni impartió una clase magistral de cómo debe ser un base. Lo hizo precisamente ante un equipo que le pretendió hace un par de veranos (optó finalmente por Pepe Sánchez) y que flojea en dicha posición: tiene al tercero, Andre Barrett, defenestrado en el banquillo; al segundo, Jaka Lakovic, revolucionado; sólo puede confiar en el titular, Víctor Sada, que al principio de la temporada iba a ser el último de la rotación y que esta vez no pudo estar a la altura de las circunstancias. Tremendamente inconsistente y con un arbitraje favorable el Barça no mereció un triunfo que siempre tuvo casi imposible, a pese del coraje de Roger Grimau (12 puntos) y el trabajo de Ersan Ilyasova (14 tantos y 13 rebotes) y Fran Vázquez (12 y siete). Se esperaba bastante más de Juan Carlos Navarro (17 puntos pero con 5/14 en tiros de campo) y el conjunto azulgrana (4/22 en triples) desaprovechó su ventaja de pista, algo que sí que rentabilizaron Olympiacos ante el Real Madrid (88-79), Panathinaikos ante Montepaschi (90-85) y CSKA ante un Partizán que sólo anotó tres puntos en el primer cuarto (56-47). El jueves se jugará el segundo partido de las series en el mismo escenario.


El Tau cuestionó desde el primer momento la principal virtud del Barça, la defensa. Con transiciones rápidas y contraataques, sabiendo sacar provecho de los errores de su rival. Nada nuevo y más para el conjunto de Ivanovic, que lleva años ofreciendo esa propuesta como gran reclamo y no le funciona nada mal. Con Splitter en pista, pero cargado con dos personales desde los dos primeros minutos, era Will McDonald quien hacía daño corriendo y machacando sin oposición. Pero el partido ya tenía un actor sin discusión: Prigioni, que mostraba un acierto desde 6’25 inusual. El base argentino anotó sus tres lanzamientos de tres e hizo que el Tau doblase en el marcador a los locales (11-24 a los 7m58s). Mérito del ataque y de la defensa a Navarro, constantemente vigilado por dos o tres jugadores. También de la cierta indolencia del Barça, empeñado en lanzar desde el perímetro cuando Daniel Santiago y Vázquez estaban acertados en la pintura.


Los triples de Basile


Sólo había un jugador que podía rescatar al Barça y no era otra que su salvador oficial, Gianluca Basile, que con dos triples casi seguidos acercó a su equipo (18-24 a los 9m12s), pero que ya no anotaría más. Fue el primer amago de reacción del conjunto azulgrana, deshecho por completo en los primeros tres minutos del segundo cuarto, cuando encajó tres triples seguidos (22-38). Xavi Pascual volvió a sacar a pista a Navarro, que prácticamente él solito rebajó la ventaja con 10 puntos en dicho período (34-41 a los 17m25s, 34-45 al descanso).


El inicio del Tau en la segunda parte resultó aún más contundente que el de la primera. Como entonces el Barça colaboró no forzando personales y no cerrando el rebote ofensivo. Demasiadas facilidades para un equipo que no las necesita, pero que tampoco le hace ascos. McDonald, Mickeal, Rakocevic y otra vez Prigioni se pusieron las botas y firmaron la máxima renta del partido (50-47 a los 14m21s y 42-59 a los 24m54s). Dos acciones de Grimau y otro par de Ilyasova (triple incluido) significaron un parcial de 11-0. El conjunto azulgrana volvía a ponerse de nuevo a sólo seis puntos (53-59), pero los visitantes solventaron la situación con dos triples seguidos de Vlado Ilievski y Fernando San Emeterio (55-65 a los 28m05s).


Pascual alternó defensas zonales, como la 1-2-2 y la 2-3 y su equipo se acercó de nuevo con canastas inverosímiles de Lakovic y de Ilyasova. Vázquez y Grimau, con dos entradas seguidas, se sumaron a la causa, casi imposible, de remontar (72-77 a 2m35s). Hasta que Prigioni dejó las cosas en su sitio con un triple muy lejano y una asistencia para que McDonald anotase sin problemas. Con 31 años (cumplirá 32 en mayo) sigue siendo uno de los mejores bases de Europa. Cuesta entender que nunca jugase en la NBA.


1 comentario :

Esteban dijo...

Pablo es muy buen jugador, ojalá siga asi, ya que lo queremos en muy buen nivel en la selección...

saludos!