domingo, 11 de octubre de 2009

Triunfo a trompicones

Mario Fernández bota el balón ante McDonald -EFE.



A trompicones, con un juego irregular y Clay Tucker absolutamente anárquico se presentó el nuevo proyecto del DKV Joventut en el Centro Insular de Deportes de Las Palmas. El triunfo verdinegro por 67-69 ante el Gran Canaria 2014 fue la mejor noticia para un equipo que, como subrayó su técnico, Sito Alonso, tuvo “unos altibajos tremendos”. Exactas sensaciones que las presentadas durante la pretemporada, cuando tan sólo ganó uno de sus ocho encuentros. Tucker ganó en puntos (24) -que no no en efectividad, 8/22- su duelo particular con Jaycee Carroll (23, 8/15), mientras que Kristaps Valters renació en el último cuarto para anotar sus nueve puntos, tres triples, y liderar la definitiva remontada del DKV Joventut. Aunque la canasta decisiva fue la de Luka Bogdanovic a 1m 12s, que acabó dando la victoria a los visitantes. Marcus Norris fallaría los dos ataques siguientes y el DKV Joventut obtuvo un sufrido triunfo en un partido en el que había llegado a ceder por diez puntos (49-39 a los 25m 58s).


Alonso intentó sorprender a Pedro Martínez con una defensa zonal 2-3, que sólo funcionó hasta que Carroll la desmontó por completo con dos triples seguidos que dieron la primera ventaja al Gran Canaria 2014 (8-6 a los 2m 56s). Los dos aciertos del tirador mormón hicieron que el DKV Joventut se replantease la táctica (pasó a defender en individual) y cediese el dominio, pues sufrió excesivamente en estático. Privado de las transiciones rápidas y sencillas del inicio, se empecinó en jugadas enrevesadas y al límite de la posesión, además de perder pelotas inocentes. Will McDonald, con tres recuperaciones, se puso las botas. La efectividad desde más allá de 6’25 (3/7 en el primer cuarto) del DKV Joventut evitó que el conjunto canario se marchase en el marcador (20-17 a los 10m 20s). Mario Fernández estaba especialmente superado, tanto por volver a jugar ante su ex equipo como por su situación personal, ya que hace unos días murió su padre.


Sucesión de grandes parciales


Ambos equipos fueron tan estables como un globo en el aire. Así que en cuanto el DKV Joventut encontró a sus pívots acumuló un parcial de 0-11, replicado con un 13-0. Once de dichos puntos fueron de Carroll, superior a sus defensores (Tucker, Tripkovic o Valters) y que metió tres triples seguidos. El ex jugador del Teramo italiano llevaba números para conseguir el MVP de la jornada como mínimo y llegó al descanso con 20 puntos (5/7 en triples en ese momento) y 19 de valoración. Mejores estadísticas que las de su homónimo en el rival, Tucker, que acumulaba ocho puntos y por el que pasaba casi toda la responsabilidad del DKV Joventut. Uno menos llevaba su compañero Uros Tripkovic, un diamante en bruto generoso y para nada individualista.


Tucker continuó siendo el principal reclamo del conjunto catalán tras el descanso, pero ajustó su puntería. El ex jugador de Cajasol completó un tercer cuarto excelente anotando 13 puntos, mientras que Carroll descansaba (probablemente demasiado) en el banquillo y sólo aportaría tres puntos más. Así que el liderazgo del Gran Canaria 2014 pasó a Sitapha Savané: el pívot senegalés alcanzó los 16 puntos (6/6) y capturó seis rebotes para ser el mejor valorado del encuentro con 30 puntos. Nunca tuvo demasiados problemas con sus opositores. Savané sostuvo como pudo a un grupo dolido tras desperdiciar una ventaja de diez puntos encajando un parcial de 7-16 (56-55 a 8m 08s). Un tremendo golpe sobre la mesa de Tucker, Tripkovic y Valters, que hasta ese momento había querido anticiparse a los acontecimientos con más ansiedad que criterio. Se rehizo en el momento justo, en el inicio del último cuarto, cuando anotó dos triples consecutivos que definitivamente impulsaron al DKV Joventut, muy mejorado en defensa y menos malo que los locales en ataque. Logró un triunfo a trompicones. “Tenemos que mejorar tanto…”, suspiró Alonso.


2 comentarios :

Magortiz dijo...

Buen resumen.
Saludos desde La Escuadra de Mago

CARLOS MATEOS GIL dijo...

Creo que el DKV echará de menos este año a Jerome Moisó, que ha empezado la temporada como un tiro y que apotaba ese punto siempre necesario de dominio bajo los aros. Y por supuesto a Ricky aunque con eso no descubro la pólvora. Un saludo
http://deparadinha.blogspot.com