jueves, 23 de enero de 2014

Tomas Satoransky: “Calloway es el jugador que más me ha hecho progresar”

Entrevista de Cronómetro de Récords al base titular del Cajasol de Sevilla


Satoransky ante Guillem Vives - EFE.

Sentado en la última fila del autocar, con los cascos preparados, pero sin música, la mirada perdida, relajado sin duda, está Tomas Satoransky (Praga, 1991). El base del Cajasol de Sevilla, una promesa muy real por la que suspiran la NBA y, entre otros, Obradovic, atiende a Cronómetro de Récords unos 20 minutos después del triunfo de su equipo ante el Joventut en el Olímpic de Badalona, bajo un cielo gris. Deja de llover justo lo que dura la conversación. Después aparecen un par de aficionados sin paraguas para pedirle una foto.

TONI DELGADO / Badalona


– En la rueda de prensa le he preguntado a Aíto por ti, sobre qué te falta, qué te sobra, cómo es tu crecimiento...
Ajá.

– Dice que si te sobra algo es potencia física. Supongo que a veces tienes demasiado ímpetu y que es algo que debes controlar.
Es lo que más me está corrigiendo. También quiere que sea capaz de parar cuando sea necesario, que controle más el partido y haga una mejor lectura del juego. Es un poco difícil para mí porque siempre he jugado con mucha agresividad, pero creo que con sus indicaciones me van a salir mucho mejor las cosas. Aíto se refiere, por ejemplo, a que uno tiene que jugar los momentos importantes sabiendo a quién asistir y qué jugada hacer, si hay que mirar a un tirador o a alguien que juegue mejor en el poste bajo... Se trata de leer el juego, pero también de mejorar en defensa. Es un entrenador que pide mucho defender a sus jugadores. 

– ¿Aíto y Joan Plaza se parecen?
Como trabajaron juntos, tienen algunos ejercicios del entrenamiento parecidos. Los dos te piden que estés concentrado los 40 minutos de partido, aunque creo que eso es habitual en los entrenadores.

– He leído en un reportaje [de ACB.com] que Aíto te aconsejó que jugaras al ajedrez. 
Es algo que recomienda a casi todo el equipo. También nos dice que hagamos otras cosas fuera del baloncesto. La verdad es que no juego mucho al ajedrez, pero siempre trato de hacer actividades que me ayuden a desconectar, como leer.  

– ¿Qué sueles leer? ¿Libros de motivación?
Me gustan, por ejemplo, los libros, como se llama... biográficos, ¿no? De deportistas, no solo de los de basketball. Me gusta mucho el drama, los detectives... Leer te ayuda y es una excusa para no estar siempre delante de la tele o del ordenador. 

– ¿Algún libro de esos biográficos que te haya marcado? ¿Alguna frase o secuencia que te haya impactado?
Mi favorito es el de Magic Johnson. También el de Andre Gaze me gusta mucho también. Es un poco… ¿controvertario?

– Controvertido.
Controvertido. Y, claro, también te diviertes y puedes sacar alguna idea sobre cómo aguantar cuando tienes presión y no te salen bien las cosas.

– Si te gustan los detectives, te recomiendo la serie Los misterios de Laura.
Ah, ¿sí?

– Sí, la dan los martes en La 1, a las diez y media.
Vale, la veré, perfecto.

– ¿Qué estás mejorando esta temporada? Estás jugando bastante mejor que la anterior.
He mejorado. Como te decía, controlo más el ritmo del partido. No hago tantas pérdidas, creo [ahora promedia 2'63 por las 3'06 del curso pasado]. Eso también viene del control del juego. Estoy intentando solventar ese problema porque si fallas menos, el resto del equipo se siente mejor, más cómodo. 

– El base tiene que ser el jugador más seguro de todos, quien contagia al grupo lo bueno, pero también lo malo.
Antes no se sabía si yo era base o escolta, aunque siempre me he sentido como un base con algunas características de escolta, como jugar muy agresivo y penetrar mucho. También quiero mejorar el tiro de lejos y estoy trabajando para conseguirlo.

– ¿Cómo te aíslas de los rumores sobre la NBA? Deben ser halagadores, pero agobiar un poco, ¿no?
Es así, aunque estoy acostumbrado. No es el primer año que me hablan de estas cosas y ya no lo cojo... Ya no hago mucho caso de estas cosas porque te desconcentran.

– ¿Antes te desconcentraban más?
Un poco más sí, seguro, porque no tenía experiencia con estos temas. Para hacer una buena  temporada y rendir bien tienes que tener la cabeza fría y no tener en cuenta este tipo de cosas que suponen una presión [extra] para el jugador.

– Últimamente se te ha relacionado con el Fenerbahçe de Obradovic…
No ha habido ninguna oferta formal.

– ¿Te da la sensación de vivir un poco deprisa? Eres muy joven (22), llevas muchos años en Cajasol [desde 2009].
Puede que ésta sea mi última temporada en Sevilla. He hecho bien quedándome en el Cajasol [es, con 31m 15s de media, el jugador que más juega de la Liga ACB] porque sabía que podía seguir aprendiendo mucho aquí y trabajar con jugadores tan jóvenes. No tengo prisa. Se trata de ir partido a partido y mejorar en todos los aspectos.  

– ¿El jugador en el que te has fijado más y del que más has aprendido en el Cajasol?
Cuando llegué [Earl] Calloway [ahora en el Unicaja] me dominaba en todos los aspectos. No conseguía defenderle bien en los entrenamientos y eso me motivó para mejorar, no tener pérdidas en los entrenamientos y controlar más el bote. Creo que el mejor jugador [con el que ha compartido vestuario en el Cajasol] ha sido Paul Davis, del que aprendí mucho. Pero Calloway es el que más me ha hecho progresar.

– ¿Juegas al Supermanager ACB? No sé si sabes que eres el base más valorado del juego.
Ah, ¿sí? No, no juego, pero sé que existe.

– ¿Alguno del equipo juega y te ficha?  
Puede ser que Billy. Porque Billy [Guille Hernangómez] siempre juega a todo esto. Bueno, no creo que me haya fichado.