domingo, 12 de febrero de 2017

Naiara Díez: "Se me han saltado las lágrimas viendo cómo nos ha animado la afición pese a ir perdiendo"

Cronómetro de Récords entrevista a la capitana del Gernika en la Copa de la Reina de Girona

Naiara Díez, en Fontajau. Foto: Toni Delgado. 

Las jugadoras del Gernika se funden en un abrazo con su afición. La capitana, Naiara Díez (Alsasua, Navarra, 1987) es la última en despedirse de los seguidores. Antes de atender a Cronómetro de Récords se saca una foto con una fan. Desde el primer momento se nota que es la capitana de un grupo que, en su primera participación en una Copa de la Reina, ha sido semifinalista, y que sabe mantener un secreto. O varios.


Toni Delgado / Girona

—Para vosotras ha sido un sueño alcanzar las semifinales, aunque no habéis tenido ninguna opción de ganar.  
El camino recorrido ha sido un de ensueño. Perfumerías Avenida es un equipazo que ha venido a ganar la Copa. Nos hemos vaciado, aunque no hemos estado acertadas. Ellas han estado muy agresivas. Tenemos que estar orgullosas de nuestro trabajo y centrarnos en la Liga, donde nos volveremos a enfrentar al mismo rival el próximo fin de semana.  

—¿Qué os ha dicho Mario López en el descanso?
Que teníamos que ser nosotras, igualar su agresividad e intentar disfrutar un poco más. En definitiva, ser un poco nosotras para luchar por meternos en la final.  

—¿Y tú como capitana?
[Se ríe]. Son aspectos internos. Cada una tiene su momento y las más expertas sí que podemos decir algo más.   

—¿Cómo eres como capitana? 
[Vuelve a reírse]. Te lo tendrían que decir mis compañeras. Intento ser una jugadora más que se esfuerza. Somos una piña dentro y, sobre todo, fuera. Es un equipo muy fácil de llevar como capitana y estoy muy agradecida. 

—¿Porque te escuchan muy bien?
[Se ríe]. No me hacen hablar mucho. Otras jugadoras me ayudan muchísimo en el vestuario.

—¿Quiénes? Asumendi es una, supongo...
Bueno... Básicamente las que tenemos más experiencia ponemos un poco de orden.  

—María Pina y Asurmendi.  
No te lo voy a decir [risas]. Me lo quieres sacar todo... Tengo un vestuario privilegiado, da gusto.  

—Llegaste a Gernika la temporada 2013-2014, la del ascenso a Liga Femenina. ¿Cómo ha evolucionado el club desde entonces?
Maloste está lleno cada partido y en la Copa se me han saltado las lágrimas viendo cómo nos ha animado la afición pese a ir perdiendo. Eso no se paga ni con todo el dinero del mundo. Les doy mil gracias. El club ha ido poco a poco, aunque dando siempre pasos firmes. Las dos primeras temporadas quedamos sextas y éste hemos sido semifinalista de la Copa. Queremos seguir creciendo. Ése es el mensaje. 

—El club tiene las jugadoras que encajan en su filosofía. 
Eso es: Gernika es humilde, apuesta mucho por la cantera y por una jugadora aguerrida que nunca baja los brazos, con carácter y, sobre todo, buena persona que pueda encajar en el vestuario. 

—Entiendo que tu ídolo tenía ese perfil. 
Nunca he tenido, pero siempre me he fijado en quienes tengan valores como el compañerismo, el respeto, la empatía... Y la humildad. 

—No sé por qué, pero me encajas con Isa Sánchez. 
No he tenido el privilegio de jugar con Isa Sánchez, pero sí de jugar contra ella. Transmitía una garra increíble. Yo era joven y la seguía mucho.