lunes, 13 de febrero de 2017

Miguel Ángel Ortega: "No hablo mal de la gente ni me meto con nadie"

Cronómetro de Récords entrevista al técnico de Perfumerías Avenida

Miguel Ángel Ortega durante el partido. Foto: Toni Delgado.

Media hora antes de la final, Miguel Ángel Ortega (l'Hospitalet, 1962) da vueltas delante de la puerta del lavabo de hombres de Fontajau con la pizarra en la mano. La apoya en la pared. Se le nota nervioso mientras que espera que su ayudante, Juan José García, salga del servicio. Dos horas antes, el técnico del Perfumerías Avenida está relajado con sus familiares y no suelta la réplica de la Copa de la Reina. La sexta en la historia del club.

Toni Delgado / Girona

—¿De qué parte de l'Hospitalet eres?
De Can Vidalet. Mis recuerdos de la ciudad son muy buenos: el pabellón antiguo, la Rambla Just Oliveras, el Cine Navarra, el Tecla Sala, los partidos... 

—Allí te enamoraste del baloncesto. 
En l'Hospitalet empezó todo. Muchos entrenadores, como Lucas Mondelo y compañía, hemos crecido en una ciudad en la que siempre ha habido mucha pasión por el baloncesto. 

—¿Cómo transmites esa pasión a las jugadoras?
A mí hace mucho tiempo me dijeron: "O te haces árbitro o entrenador. De jugador no tienes futuro". Por eso decidí hacerme entrenador. Vivo todo con mucha pasión, que es  componente necesario para cualquier cosa que hagas. 

—¿Qué falló en tu etapa en el Uni Girona [fue cesado]?
Nada.  

—¿Fue un aspecto humano más que deportivo?
Viéndolo ahora con perspectiva, quizás aquel equipo no era para mí. Necesitaba un perfil de otro tipo de jugadoras. También hay que recordar que se nos lesionó Artemis [Spanou] y Chelsea Gray se fue. Son cosas que pasan. No tengo ningún rencor. Tengo un gran respeto por el Uni. Entendí la situación, no creé ningún problema. No pasó nada. 

—¿Cómo te ha sentado que te pitaran? Te ha pitado bastante gente en Fontajau. 
Es normal y razonable, igual que también hay mucha gente aquí que me espera, me saluda, me manda mensajes, me felicita... Ahora defiendo al Perfumerías Avenida.  

—Ayer te hiciste una foto con María Asurmendi, a la que entrenaste el año pasado.
Tengo mucha relación con mucha gente. Respeto mucho a  todo el mundo, no hablo mal de la gente ni me meto con nadie. No quiero crear problemas. 

—Dame una explicación lógica, si la hay, de esto: perdíais 30-45 a los 20m 30s y vuestra réplica ha sido un parcial de 17-0 en 3m 45s. 
En la primera parte no hemos cogido ni un solo ofensivo y ellas hasta 21 en total. Eso nos ha condicionado porque no hemos podido correr ni hacer nada. Y nos dominaban, sobre todo, físicamente. En ataque estábamos muy paradas. A veces no roto al equipo como es necesario y lo pagamos, pero también es cierto que luego tenemos experiencia y capacidad para cambiar las cosas.