sábado, 2 de junio de 2018

Mama Dembele: “En el Segle XXI estoy aprendiendo a sentirme más segura en la pista”

Cronómetro de Récords entrevista a la jugadora del Segle XXI 

Mama Dembele, en Fontajau. Foto: Toni Delgado / Cronómetro de Récords. 
Toni Delgado / Girona

La sonrisa es también actitud, y Mama Dembele (2002) no para de sonreír antes, durante y después de la entrevista con Cronómetro de Récords. Formada en el CB Manlleu, la jugadora del Segle XXI ha sido campeona mini, infantil y cadete con la selección catalana y está “impaciente y súper contenta” por ver a la mayores ante Montenegro en Fontajau.
¿En qué jugadora te fijas más de las mayores?
En María Martiáñez, que acaba de fichar por el Lima Horta procedente del Oral Roberts Golden Eagles. Su vuelta es una gran noticia. Es una jugadora muy completa y con un gran futuro. Vino a visitarnos al Segle XXI. Está muy contenta de su decisión.  

¿Cuántos años te quedan de Segle XXI?
Dos, llevo tres porque entré un año antes de lo que me tocaba.

¿El primero te costó mucho?
Muchísimo, ya que echaba de menos a mis padres. Imagínate, venía del CB Manlleu y estaba acostumbrada a entrenarme dos veces por semana. El cambio en el Segle XXI fue brutal, por el ritmo y las horas de entrenamiento. La situación me exigió ponerme más fuerte y ahora estoy más cómoda.   

Tienes más disciplina.
Sí. En el Segle XXI estoy aprendiendo a sentirme más segura en la pista.

¿Eres más organizada?
¡Mucho más! [Se ríe]. D pequeña era un poco descontrolada… Ahora, de vez en cuando, también, pero no tanto.

¿En la pista también eras así?
Ostras… ¡Sí, sí! Me comía todas las canastas.

¿Y qué te decían los entrenadores y entrenadoras?
¡Nada! Que me lo pasara bien. [Nos reímos]. Ahora ya no me lo permitirían…

¿Te han puesto algún mote?
En el Segle XXI Iván [Torinos, el director] me llama Black Power… Mucha gente me llama así ahora.

¿Qué crees que te falta mejorar como jugadora?
¡Un montón de cosas! Sobre todo, necesito ser más madura y tener más control.

¿Del juego y las emociones?
Sí. Las emociones te pueden penalizar mucho. Tengo que dar un paso adelante a nivel psicológico, aprender a relativizar los errores, pero también los aciertos.

No hay comentarios :