viernes, 9 de septiembre de 2016

La camiseta de Pedro José, el falso ojeador y la fidelidad a unos colores

El Extremadura UD, eliminado de la Copa del Rey en la prórroga ante la UE Cornellà (3-1)

Loli y Sebastián Galán. Foto: Toni Delgado. 

Toni Delgado / Cornellà

—Rogamos a los aficionados del Extremadura Unión Deportiva que se dirijan a los sectores A y B del estadio —insiste el speaker del Nou Municipal, un cuarto de hora antes de que empiece el partido de la segunda ronda de la Copa del Rey con la UE Cornellà como anfitriona.   

Una zamarra azulgrana con el número 6 de Pedro José se dirige a la zona indicada. Es Sebastián Galán, de Torremejía. Vive en Barcelona.

sábado, 20 de agosto de 2016

Laia Palau, nacida para ser capitana

España da brillo a su plata olímpica tras no arrugarse ante un Estados Unidos intratable (101-72)


Alba Torrens, Laia Palau y Marta Xargay, en el podio. Foto: FIBA. 

"¡Ya no se le puede pedir más a la vida!", le confiesa Laia Palau (Barcelona, 1979) a Lucas Sáez-Bravo, periodista deportivo de El Mundo, en el Carioca Arena 1, de Río de Janeiro. La capitana tiene una maravillosa plata colgada del cuello, la merecida recompensa en los Juegos Olímpicos para una España que solo ha cedido ante la intratable Estados Unidos, a la que pudo atar en corto los primeros 13 minutos (27-24, con una Alba Torrens fantástica) y que se escapó sin remedio hasta el 101-72 final. Fue el 248º partido

jueves, 18 de agosto de 2016

Laura Nicholls, una soñadora auténtica

La pívot cántabra, con 13 puntos y 12 rebotes, lidera a una España coral que jugará la final olímpica tras triturar a Serbia (68-54)

Laura Nicholls captura un rebote ante Ana Dabovic y Petrovic. Foto: FIBA. 

"De eso se trata, de cumplir sueños", responde Laura Nicholls (Santander, 1989) a Elena Jiménez, periodista de TVE, en los pasillos del Carioca Arena 1, de Río de Janeiro. "No puede ser, no puede ser", se había dicho a sí misma, esbozando una amplia sonrisa, en el banquillo. Con 17 puntos de margen y minuto y medio por jugarse, España tenía los dos pies en la final de los Juegos Olímpicos por primera vez. Dejó afónica a la actual campeona de Europa, a una Serbia golpeada continuamente por el arrojo de Laura