sábado, 14 de julio de 2018

Aina Ayuso, lectura de juego privilegiada

La nueva jugadora del Bàsquet Femení es una de las líderes de la selección sub 20, que fundió a Holanda (52-64) y luchará por el oro continental ante Serbia 

Aina Ayuso, durante el partido ante Holanda. Foto: FIBA Europe. 

“Nunca he colgado el póster de ninguna jugadora en la habitación ni me he comprado ni una camiseta. Aunque fíjate si me está gustando Aina Ayuso en el Europeo sub 20 de Sopron, que estoy pensando en hacerle una pancarta y llevarla cuando vaya al Marina Besòs”, reconoce a Cronómetro de Récords una fiel seguidora del Bàsquet Femení Sant Adrià. El nuevo equipo de la base catalana, fundamental para que España aspire a su

viernes, 13 de julio de 2018

Iván Torinos, de un balcón de l’Hospitalet a entrenar en Japón

Cronómetro de Récords entrevista al nuevo entrenador de Toyota Antelopes, extécnico del Bàsquet Femení Sant Adrià y exdirector del Segle XXI

Iván Torinos, en su nuevo club, el Toyota Antelopes, japonés. Foto: Regeneracomsports

Iván Torinos sigue siendo el niño que seguía los partidos del Santiago Apóstol desde el balcón del piso de sus abuelos en la plaza Española, de l’Hospitalet de Llobregat. Soñaba con poder jugar en aquella pista descubierta. Lo logró, además de disputar unos campeonatos de España cadete “cuando solo acudían de ocho equipos” y de repetir experiencia como entrenador. “A veces pienso que lo que empezó como un juego acabó convirtiéndose en una profesión”, reflexiona Iván Torinos desde Japón. Hace unos días

miércoles, 11 de julio de 2018

Tadea Lizarbe: “Para un o una deportista es más fácil escribir un libro que para el resto”

La exjugadora, entre otros, del Basket Zaragoza o del Unión Navarra Basket, ha publicado su segunda novela, ‘La ordenada vida del doctor Alarcón’ (Harper Collins)

Tadea Lizarde con su libro 'La ordenada vida del doctor Alarcón'. Foto: Calleja / Diario de Navarra. 

¿Acaba de pasar un tren?
No. ¡Es el viento de Pamplona! -responde la entrevistada al otro lado del teléfono.

Es una buena metáfora para describir la fuerza con la que Tadea Lizarbe (1988) defiende sus historias. Con la primera, Comiendo sonrisas a solas (Ediciones B), se coló entre las diez finalistas del Premio Planeta 2014. Con la segunda, La ordenada vida del doctor