domingo, 16 de agosto de 2009

Pedro, un protagonista de lo más normal

Bojan felicita a Pedro tras su gol EFE.



Inquieto por la lentitud con los fichajes e ilusionado por la cantidad de títulos a los que aspira su equipo este curso (seis), el barcelonista afrontaba la ida de la Supercopa de España ante el Athletic de Bilbao con cierta resignación, atendiendo más a las ausentes que a los presentes. Tres jugadores clave (Leo Messi, Rafa Márquez y Andrés Iniesta) no estarían en San Mamés por lesión, el mismo contratiempo de la incorporación estrella, Zlatan Ibrahimovic, que por nombre y despilfarro económico también tiene que ser un líder. El surtido principal del Barça eran los canteranos y seis aparecieron en la alineación titular de Josep Guardiola. Defensor incondicional de la Masia, el entrenador del triplete debutó en Liga en el Camp Nou ante el Racing poniendo de titulares a dos jovenzuelos como Sergi Busquets y Pedro Rodríguez (Santa Cruz de Tenerife, 1987), conocido entonces como Pedrito y que había enloquecido al Estadi meses antes con su estreno ante el Murcia y con Frank Rijkaard como entrenador. Casi un año despuéssPedro fue el protagonista del primer partido oficial de la temporada, quien desmoronó al Athletic en la ida de la Supercopa (1-2) con una asistencia a Xavi y un golazo desde fuera del área. “Sí, sé que es mi primer gol en una competición y estoy muy contento”, concedió a Barça TV con cierto reparo. Una actitud típica de un tipo humilde que suele bromear con que jugó la final de la Champions ante el Manchester aunque no llegase a tocar el balón.

Pichichi del Barça hasta ahora con cuatro tantos, Pedro sigue viviendo cerca del Camp Nou como hace años. Sabe que Guardiola cuenta con él para el primer equipo y que no ya no jugará con el filial. El técnico azulgrana dio órdenes al club para que no aceptase ofertas por Pedro, que tuvo, entre otras, propuestas de Tenerife, Málaga, Zaragoza o Málaga. El canario le agradeció la confianza en La Catedral y con un par de intervenciones excelentes que minimizaron el discreto partido del Barça ante un Athletic que se había adelantado un minuto antes del descanso gracias por un disparo de Óscar De Marcos que rebotó en Puyol y despistó a Valdés. La vida es tan curiosa que De Marcos, que en junio descendió a Segunda División B con el Alavés, marcaba el primer gol de la temporada 2009-2010. Y podía haberlo hecho incluso antes, tras una vaselina excelente que el portero azulgrana sacó como pudo.

El Barça se reencuentra

El gol del Athletic recompensaba su mayor entrega y predisposición en los últimos minutos de la primera parte ante un Barça que en la primera media hora había podido sentenciar tanto el partido como la eliminatoria. Bojan, por ejemplo, ya tiró al palo en el tercer minuto, y Xavi, ovacionado por San Mamés, falló una ocasión que requería poco más que empujar la pelota. El Barça rescató su eficacia habitual tras el descanso, cuando Pedro hizo olvidar a los grandes ausentes. Primero con una asistencia a Xavi, que en una situación similar no erró ante Gorka. Después para quebrar a Susaeta y marcar desde lejos. “Tendrá continuidad. Como extremo es perfecto, quiere ganarse la vida con el fútbol y tiene hambre”, dijo Guardiola sobre Pedro.

Formado en las categorías inferiores del CD San Isidro, Pedro despuntó marcando 24 goles con el juvenil en el curso 2003-2004. Unos números que le permitieron debutar en el primer equipo, de Tercera División, a los 16 años. El paso de gigante lo daría meses después cuando aterrizó en el Barça juvenil, en el que ganaría una Liga (2004-2005) y dos Copas (2005 y 2006) –marcando un gol decisivo en la primera–. Pasó por el Barça C y por el Barça Athlètic, donde coincidió con Guardiola. El 11 de septiembre de 2007 se estrenó con el primer equipo en la final de la Copa Catalunya ante el Nàstic de Tarragona y en enero de 2008 una lesión de última hora le permitió entrar en la convocatoria ante el Murcia. “¡Pedrito! ¡Pedrito!”, le gritó, cariñoso, el Camp Nou. Ahora es Pedro porque desde el club se dice que el diminutivo no vende igual. El canario lo acepta con resignación. Es un chico normal, de madre hostelera y padre que trabaja en la construcción.

1 comentario :

Coro dijo...

Hay gente que dice: "No voy a ir a ver el Gamper, no juegan ni Iniesta, ni Messi, Ibra va a jugar 10 minutos..." y yo les contesto: "¡Pero van a jugar Pedro y Jeffrén, que más quieres!"

Mucha gente solo respeta a los cracks y se han olvidado que antes de ser conocidos, nadie sabia su nombre, como ahora pasa en Pedro o Pedrito (o Pedrazo) y Jeffrén.