jueves, 2 de septiembre de 2010

Sorpresa… segundos y ante Grecia en octavos

Rudy intenta penetrar ante Doornekamp -EFE.

Ocurrió lo esperado y lo inesperado. España se comportó ante Canadá ganando por 89-67 al ritmo de Rudy Fernández, quien rompió la inexplicable igualdad hasta el tercer cuarto, y Vázquez quien puso la guinda al triunfo holgado con el que el equipo despidió la primera fase. Una etapa que, en principio, iba a acabar como tercera del grupo D y enfrentándose en octavos a Rusia, vencedora ante Grecia por 69-73, una buena ocasión de vengarse de la final del Eurobásket de casa. Pero no. Sucedió lo que pocos se imaginaban: Nueva Zelanda, la potente selección oceánica, superó a Francia por 82-70. Un resultado mayúsculo que puede facilitar el camino a España, que se cruzará con la selección griega y si hace las cosas bien no jugaría contra Estados Unidos ante la final.

Rudy y Vázquez compartieron una misma cifra: 19 puntos. El alero de Portland sigue mejorando jornada tras jornada en el Mundial y es quien más rebotes ha capturado. En la pista no se le nota que esté preocupado por cuál será su equipo el curso siguiente. Proclama con buenas actuaciones que su cometido es hoy por hoy la selección. Una palabra tabú en los últimos años para Vázquez, descartado por una lesión para el Mundial de Japón y, al fin y al cabo, quien puso la primera piedra para los cuatro años gloriosos de España. Fue quien forzó la prórroga ante Croacia en el Eurobásket de Belgrado de 2005. Se ha publicado mucho sobre sus rarezas y tics con algunos miembros del grupo, pero en los últimos dos partidos, después de un inicio casi testimonial, reclamaba más papel: acumula 17 tiros sin fallo. Una barbaridad. Una versión más de acorde con su rendimiento los últimos años en el Barça.

Llull, en el quinteto inicial

Scariolo alabó la aportación del banquillo, consciente de que sin Pau ni Calderón y con Ricky fuera de forma, los recambios deben ser más importantes desde ya. Vázquez dio ese paso. Y con esa idea, y obligado por la baja de Navarro por dolores de espaldas, el seleccionador hizo un hueco a Llull en el cinco titular, intocable hasta el momento. El referente del Madrid necesita minutos y confianza después de pasarse más tiempo lesionado. Rodaje que requiere más que cualquier otro, porque basa su juego en la intensidad, la explosividad y la efervescencia. 

La idea era clara y sonaba a lema de Los Mosqueteros: uno para todos y todos para uno. Para ejemplo, el primer cuarto, una oda al colectivo y el reparto de responsabilidades: jugaron todos los disponibles menos Claver y anotaron ocho, con Rudy, Marc y Vázquez más acertados que el resto (28-17) en un período con empate a tres triples. Dos de Rudy y otro par de Shepherd, que los anotó nada más salir. El conjunto canadiense no perdía comba, con el imberbe Olynkz, todo un 2'11, como principal filón, que redujo las diferencias con un dos más uno (34-29) en el ecuador del segundo cuarto. 

Andersson, revolucionado

Con España de nuevo equipada con su formación inicial Canadá se quedó a dos. Un titubeo que Garbajosa y Rudy se encargaron de minimizar con dos triples que sirvieron como acicate, para dar más seguridad e incluso el seleccionador probó algo que apenas había intentado durante el Mundial: poner a Llull de base. No funcionó, pues su homólogo en el conjunto canadiense, Andersson, revolucionado, se marcó las dos últimas canastas de su equipo antes del descanso, cerrado con un contraataque del propio Rudy (42-37).

Por fin el partido parecía tener sintonía española. En un tiempo muerto (el comentario era fácil) sonó La Macarena de Los del Río. Pero todavía no, Canadá todavía incordió en el primer tramo de la segunda parte, con Anthony, componente de ese Miami Heat de fichajes millonarios, puso a su equipo otra vez a cinco. Fue entonces cuando Rudy dijo basta y anotó un triple. España empezó a jugar de maravilla y Vázquez se creció hasta anotar todo cuanto intentó. Ése es el espíritu. Garbajosa habló de mejoría y Rudy lo dijo claro: “Ahora es cuando tiene que dar nuestra mejor versión”.

España (28+14+21+26) 89: Rudy (19), Ricky Rubio (8), Llull (3), Garbajosa (9) y Gasol (4) –quinteto inicial–, Reyes (8), Raúl, Vázquez (19), Mumbrú (8), Claver (5) y San Emeterio (6). Canadá (17+20+11+19) 67: Anderson (11), Brown, Doornekamp (2), Kendall (7) y Anthony (4) –equipo inicial–, Olynyk (14), Bell (5), Bucknor (4), Sacre (8) y Shepherd (12).

2 comentarios :

Rusta dijo...

Hola! He descubierto tu blog por los 20Premios y quería comentarte que me ha gustado mucho. He estado mirando las últimas entradas y, aunque no entiendo mucho de básquet, me gusta que estén bien redactadas. Además, veo que el blog está al día. Felicidades ;)

Toni Delgado dijo...

Bienvenida Rusta. Muchas gracias por tu visita y comentarios. Espero verte pòr aquí otros días :) Un abrazo!