martes, 14 de julio de 2009

Más Cavendish en una jornada silenciosa sin pinganillo


En un capítulo de los Simpson Lisa roba todos libros del profesor y provoca el caos entre el profesorado. Los docentes dudan de todo: de cómo sumar y dividir, de cualquier dato histórico fundamental… La escena es una caricatura perfecta de lo que sufriría más de uno si no le proporcionasen las soluciones de los ejercicios que manda y sirve de ejemplo para hablar del pinganillo y de su uso. O en este caso, de su prohibición. La Unión Ciclista Internacional (UCI) y la organización del Tour acordaron el mes pasado que no se pudiese utilizar en dos etapas del Tour, la 10ª (Limoges-Issoudun) y la 13ª (Vittel-Colmar). A los corredores, salvo a excepciones como a Carlos Sastre, al que le pareció “maravilloso” correr sin las indicaciones de su director, la medida les parece una falta de respeto. Dicen que los pinganillos aportan seguridad y advierten de los contratiempos, mientras que los contrarios pensamos que desnaturalizan el ciclismo y convierten las etapas en una estrategia perpetrada desde los coches de los equipos y con poca espontaneidad. Lo positivo del asunto fue que por fin los corredores, un colectivo que como tantos otros se queja pero no se mueve, se unieron para protestar. El enfado se concretó en una etapa con ritmo menor y cuatro fugados, Ignatiev (Katusha), Vaugrenard (Francaise), Dumoulin (Cofidis) y Hupond (Skil), los tres últimos franceses. El dato perfecto un 14 de julio, la jornada que se conmemora la toma de La Bastilla y el punto de partida de la Revolución Francesa. El pelotón sólo se desperezó en los últimos kilómetros y a falta de poco más de 1.000 metros neutralizó a los escapados. A 300 Mark Cavendish atacó para lograr su tercera victoria en el Tour. “Estaría bien acabar con cuatro triunfos”, dijo, con falsa modestia, el corredor del Columbia, que superó al sprint al rival que tiene por el maillot verde de la regularidad, Thor Hushovd. El noruego le saca seis puntos (147 por 142).


“¿Cómo ha ido sin pinganillo? Pues ha sido una mierda”, se sinceró José Joaquín Rojas, quinto en la etapa. “No está mal llevarlo de vez en cuando”, añadió Óscar Freire, quien de nuevo no pudo colocarse bien al final y sólo pudo finalizar 15º. Peor le fueron las cosas a Levi Leipheimer, que perdió 15 segundos y pasa a ser quinto en la general.


Las reivindicaciones de los ciclistas no fueron más allá de dosificar las energías otro día más –¿la etapa del Aspin y el Tourmalet era un ensayo de ésta?–. Diálogos entre los corredores y alguna declaración jugosa a la prensa –además del capítulo Astana y la polémica entre Alberto Contador y Lance Armstrong–. Poco más. Nada que ver con otros precedentes, como los del Tour de 1998, cuando el pelotón sí que estuvo a punto de no salir en la 12ª etapa, entre Tarascon sur Ariège-Cap d'Agde. La salida real se concretó en el kilómetro 16 y Laurent Jalabert lideró una escapada entre varios corredores como protesta. Cuando llevaba 120 kilómetros el francés se retiró, pero instó a sus compañeros a que acabasen la etapa. Tom Steels acabó imponiéndose el día que los corredores no querían “ser tratados como monos”. Quizás así se sientan ahora los actuales. Con o sin razón. Mayores razones tienen para pensarlo. Como el pasaporte biológico y los controles antidoje a cualquier hora del año, por ejemplo.


5 comentarios :

Vega dijo...

Hola Toni!! Soy Álvaro, de "La Liga en Números". Ya te enlacé :)

Sobre lo que escribes del Tour, al final el ciclismo acabará desapareciendo... Con los temas del dopaje ya perdió mucho público... Con etapas como la de anteayer, con un Tourmalet a mitad de carrera (?) los que no somos muy aficionados, perdemos el poco interés... y si encima le sumamos lo de hoy, pues al final no va a ver el Tour ni el tato. Todos perdemos, pero sobre todo los ciclistas

Toni Delgado dijo...

Muy buenas Álvaro,

Espero que no tengas razón y que el panorama mrjotr, pero desde el Caso Festina todo ha ido a peor. Sastre es el único campeón de los últimos tres que ganó sin la descalificación de nadie :( La etapa del Tourmalet organizada así ahora no tiene ninguna trascendencia -a ver qué favorito lo intenta-. Ya no hay gente como Coppi, que atacaba casi por vicio. Me resisto a dejar de seguir el Tour. A ver si en la de hoy se escapa alguno no demasiado descolgado en la general y hay más emoción. Porque en el sprint, el amigo Cavendish no tiene rival.

Germán Medina dijo...

Hola Toni, soy Germán Medina, de Deporte-Digital.
Me gustaron bastante tus artículos y me pregunto si podríamos intercambiar enlaces [si tu quieres :)]
Mi blog es: http://deporte-digital.blogspot.com, y aunque acabe de empezarlo, ya tengo bastante experiencia en esto de los blogs, jeje.
También me preguntaba si podrías poner un artículo de Carlos Machado, jugador de tenis de mesa español, que llego este domingo a la final del open de marruecos.
Como pocas veces ocurren cosas asi en el ping-pong, y tu blog ya tiene familla :), a lo mejor puede interesarle a mucha gente.
En Mi blog puedes encontrar el articulo de Machado si lo quieres poner en éste.
Con respecto a lo de los enlaces, te dejo mi correo y ya me cuentas!! jaja.
Correo: germanmedina96@gmail.com
Por favor, sería fantástico.
Felicidades por el blog y muchos abrazos de oso!!!
Adios.

magickey dijo...

Una cosa:
Siendo que existen sistemas de pinganillo totalmente invisibles ( vease http://www.todoespias.com/pinganillo.htm )

¿ Como van a regular su uso ??

Toni Delgado dijo...

Hola Germán. Ya te agregué a la lista de blogs recomendados. Muchas gracias por la sugerencia del reportaje sobre Machado. De momento ando un poco liado, pero quizás un día se podría gestionar una entrevista por ejemplo. Magickey,también estarán pendientes de los coches de los equipos. Hay cosas que no se pueden disimular :)Merci por el enlace;