miércoles, 12 de agosto de 2009

Schumacher, una extravagancia lleva a la otra

Schumacher no volverá a competir de momento -EFE.


-->
Obsesionado con superar a la naturaleza, el ser humano inventa en busca de más poder y capacidad de control en un universo que no puede ni podrá nunca gobernar. Su gran anhelo es –y continuará siendo siempre– dar de una vez con la pócima de la eterna juventud o, en su defecto, de la vida eterna. El retorno a la Fórmula 1 de Michael Schumacher (Kerpen, Alemania, 1969) era un poco eso. Representaba la victoria sobre el paso del tiempo (el heptacampeón mundial tiene 40 años) y funcionaba como golpe de efecto en un campeonato que pareció decidido en el primer tercio del curso. La vuelta de Schumacher a Ferrari en sustitución del accidentado Felipe Massa en el GP de Europa (Valencia) los próximos 21, 22 y 23 de agosto era un caramelo delicioso para la organización, muy perjudicada por la más que probable ausencia por sanción de Fernando Alonso y que gracias a Schummi había vendido 10.000 entradas en los últimos días. Tres años después de su retirada y como si viajase en una máquina del tiempo Schumacher volvería a aparecer competir en un bólido rojo y quién sabe si pegando un gran salto de los suyos en el podio. Una instantánea que de momento no será posible. “Hice todo lo que pude, pero no funcionó. No pude cumplir el objetivo”, resumió con el rostro muy serio el mejor piloto de la historia, que se había tomado muy en serio su preparación en cuanto aceptó la propuesta de Ferrari de volver a la competición: en semana y media había perdido cuatro kilos y pesaba lo mismo que el día de su retirada, el 22 de octubre de 2006. “Estoy decepcionado de corazón. Lo siento muchísimo por los chicos del equipo y los fans”, había dicho en su página web. Schumacher no podrá volver porque aún tiene dolores en las cervicales, secuelas del grave percance el 11 de febrero en el circuito de Cartagena Honda CBR 1000, una moto similar a las que se utilizan en las superbikes. El probador Luca Badoer, de 38 años, será finalmente quien se suba al bólido rojo en Valencia.
“Me sentí muy cómodo al volante, fue muy natural. Todo, la velocidad, el ruido, todo iba bien excepto el dolor. Bajo esa tensión, ese estrés, es cuando el dolor fue insoportable”, explicó Schumacher, que dejó claro que era el peor momento de su carrera deportiva y tampoco quiso valorar si habrá más oportunidades de volver a conducir un Ferrari. No podrá demostrar qué resultados obtendría tras tanto tiempo de inactividad y con varios cambios, como la incorporación de los neumáticos slicks, el KERS o los motores V8 de 2’4 litros limitados a 18.000 revoluciones por minuto.
Advertencias
Señalado muchas veces como antideportivo y de incuestionable carisma, Schumacher siempre fue un tipo con las ideas claras, tanto dentro de la pista como fuera para defender los intereses de los pilotos. Por eso recalcó que no se equivocó retirándose en 2006 –“tenía las baterías vacías”–, aunque probablemente una de las razones que le llevaron a tomar dicha decisión fueron las advertencias de sus médicos, que ese año le aseguraron que durante las carreras empezaba a superar con cierta frecuencia sus límites cardíacos.
“Creo en el destino y era mi destino caerme ese día. Puedes ver la parte positiva y decir que salí vivo del accidente”, concluyó Schumacher. El destino, si es verdad que existe, le dio la oportunidad de volver por el susto de Massa en Hungría. El retorno de Schumacher se quedó en amago, pero el ex piloto sigue generando noticias: el diario Arabian Business ha publicado que Schumacher habría reservado un viaje espacial. Lo que suele decirse, una extravangancia lleva a la otra.

2 comentarios :

Esteban dijo...

la verdad que... no se, tanto que se hablo que tenia que volver en reemplazo de Massa, y ahora sale con esto de la moto, bueh, no se entiende

Dani Navedo dijo...

Es increíble lo ilusionado que estaba Schumi con su vuelta a la pista, quizás por esa retirada casi obligada que tuvo en su momento.

Personalmente, espero que le den la oportunidad a Gené, aunque no me fiaría un pelo.

Saludos!!

El fútbol es injusto - Participa en nuestro concurso con premio: El Futbolista Escondido