viernes, 11 de enero de 2013

Los bases responden

Sada, Huertas y Jasikevicius sostienen a un Barça que bate por 76-68 a Olympiacos y se inquieta por otro contratiempo de Navarro

Sada penetra a canasta - FCB. 
“Cuando estás entre la espada y la pared, lo que tienes que hacer es salir bailando” es una de las frases con las que nos obsequió Magic Johnson. Reponerse de los golpes con alegría es lo que hizo el Barça ante el Olympiacos, el equipo que le frustró en la Final Four de Estambul y que se coronó como campeón de la última Euroliga. Los azulgrana ganaron esta vez en el Palau gracias a un generoso trabajo de sus bases, que contabilizaron 30 puntos, diez cada uno. Sada, Jasikevicius y Huertas siempre dieron con las respuestas adecuadas en el momento más peliagudo. Sada respondió al eléctrico inicio de Spanoulis, Jasikevicius tranquilizó a su equipo después de que Navarro notase un pinchazo en los isquiotibiales de la pierna derecha –este sábado le harán pruebas para determinar el alcance del percance– y Huertas reaccionó cuando los visitantes se acercaron a un suspiro (56-52 a los 27m 02s). La tripleta de directores de juego y el concurso de Tomic, inconmensurable con 15 puntos y 12 rebotes, resolvieron la difícil papeleta por más que Antic se cansase a enchufar triples en el último cuarto. Los cuatro fueron los grandes artífices de un triunfo fundamental por 76-68 en el Top 16 tras el tropiezo en Rusia.

No es habitual que en este Barça que tire tan pocos triples (1/9) ni que sus bases cuajen un partido tan completo como ante el Olympiacos, pues los tres estuvieron ágiles en el discurso y corajudos para dar el golpe preciso. En las últimas semanas se está viendo a un Sada brillante y a excepción de la visita al Khimki ha sabido contener a tipos tan arrolladores como Llull, McCalebb e hizo cuanto pudo ante Spanoulis. También crece Jasikevicius, que celebra que Xavi Pascual tenga “mucha más confianza” en él y sentirse más a gusto en la pista. El lituano es un agitador total como Mickeal, que marcó la pauta al principio junto a Sada. Printezis y Shermadini espabilaron a unos visitantes igual de desconcertados por el criterio arbitral, que regalaba técnicas como los Reyes Magos lanzan caramelos en la cabalgata. En ese ambiente de locura a Tomic se le castigó con una técnico por dejar caer la pelota sobre su espalda después de que le pitasen una personal.

La mirada de Pascual

El pívot croata no daba crédito y seguía a lo suyo, aunque no estuviese puntería. La empezó a tener en el tercer cuarto, cuando estuvo bien secundado por Jasikevicius, vital después de que Navarro se fuese al banquillo después de notar un pinchazo. Su entrenador se quedó mirándole, temiéndose lo peor. En unas horas se sabrá si el nuevo contratiempo de La Bomba es grave, pero Pascual confirmó que será baja el domingo ante Estudiantes.

El Barça supo resistir al Olympiacos y a sus triples (7/18) y su tripleta de bases –Huertas estuvo muy fino y afinado después de unos partidos perdido– aseguró una victoria vital que con 74-68 a poco menos de dos minutos Antic no se lo hubiese pensado tanto antes de lanzar o lanzase después un triple con demasiado ímpetu. Le quedó largo.

BARÇA 76 (18+23+19+16): Sada (10), Navarro (5), Mickeal (12), Lorbek (6) y Tomic (15) –quinteo inicial-; Jasikevicius (10), Jawai (2), Wallace (6), Huertas (10), Rabaseda (0), Todorovic (0), Ingles (0). OLYMPIACOS 68 (13+19+20+16): Mantzaris (3), Spanoulis (9), Papanikolaou (5), Printezis (14) y Powell (4) –quinteto inicial-; Gecevicius (0), Law (8), Perperoglou (4), Hines (6), Antic (9), Shermadini (6), Sloukas (0). Árbitros:Belosevic, Taurino y Nuran.

1 comentario :

nicolas161 dijo...

Buenas. Soy nuevo en esto del blogging y acabo de abrir un blog con el que pretendo darme a conocer como periodista. Sería un placer intercambiar enlaces contigo. Saludos,

mundo-futbol.blogspot.com