jueves, 8 de marzo de 2012

Banca Cívica acaba con la racha de diez meses sin perder del Barça en el Palau (63-66)

Navarro trata de lanzar ante Tepic y Urtasun - ACB Photo.
A Xavi Rabaseda le queda un largo camino por recorrer, para crecer como jugador, pero también para hacerse con un estatus importante en el equipo. Y en ese reconocimiento está incluido cómo le ve el entrenador. Ante Banca Cívica Xavi Pascual le cambió por Mickeal en un momento en el que estaba enchufado, justo después de su tercer triple sin fallo, dos sobre la bocina y una desde media pista. Tampoco estuvo en la cancha Rabaseda en la jugada en la que los azulgrana buscaron un triple para forzar la prórroga: Navarro, Lorbek y Mickeal, por este orden no pudieron encontrar el tiro salvador y los visitantes celebraron un triunfo (63-66) por el que pelearon hasta la extenuación gracias a su defensa de libro, dejando al Barça en sólo 23 puntos en la segunda parte y con Urtasun secando a un Navarro que acabó con 1/10 en tiros y -9 de valoración. Los azulgrana vieron rota así su racha en el Palau Blaugrana, donde llevaban 24 triunfos consecutivos y no perdían desde hacía 10 meses, en concreto desde la última jornada de la fase regular ante Unicaja.

No tuvo su noche el Barça, que acabó permitiendo a Joan Plaza llevar el partido a su terreno: a las posesiones largas, los aciertos al límite y una gran entereza defensiva. Por algo Banca Cívica, que también ganó en la ida a los azulgrana, es el mejor de la Liga ACB en dos aspectos de brega: el rebote ofensivo y las recuperaciones. Es un grupo coral y dispuesto a ponerse el mano de trabajo, como Urtasun, brillante como lanzador de los visitantes como para minimizar a Navarro.

El gancho de Paul Davis 

Comenzaron los azulgrana sorprendidos, o más bien acribillados, desde más allá de 6'75 con Urtasun y Guille Rubio lanzando y anotando triples sin oposición o muy mal defendidos. Tan tranquilos tiraron que parecían estar en la rueda de calentamiento y no en un partido oficial. Ambos metieron dos tiros de tres sin fallo en un primer cuarto en el que el Barça anduvo a trompicones, irregular, combinando instantes horribles con momentos donde funcionaba casi como un reloj, con Huertas dando la hora y Lorbek y Mickeal como principales finalizadores. Y, de nuevo, otro bajón y otro acelerón de Banca Cívica (14-20 a los 8m 20s) tras un tiro libre de Paul Davis, que ha menguado considerablemente su rendimiento desde la Copa del Rey de Barcelona, desde que quiso jugar las semifinales infiltrado y tras haber pasado una noche interminable por los calambres. Eso sí Davis (10 rebotes) estuvo fantástico para sacarse de la chistera un gancho desde media distancia a falta de 40 segundos que resultó capital como los dos tiros libres anotados por Bogdanovic después y que obligaron al Barça  a buscar un triple que no llegó.

Desde fuera del perímetro es donde más se lució a los puntos Rabaseda, otro desde la Copa. Tanta confianza tiene que no le importa probar cosas muy complicadas y se marcó un triple al límite que cerró el primer cuarto y fue el principal responsable de que su equipo remontase la mayor ventaja visitante (18-24 a los 10m 50s) tras el enésimo rebote ofensivo de Satoransky, muy cómodo esta vez al contraataque.

Los triples de Rubio

Dirigidos por Sada, los azulgrana estuvieron más sueltos y resolvían con contundencias en acciones de Rubio, definitivamente la antítesis de lo que mostró en su periplo en Málaga, donde los entrenadores no acabaron de confiar en él. Rubio metió tres triples sin error en el Palau, cuando sólo había anotado cinco en todo el curso, un dato que se encargó de proporcionar Xavi Pascual en rueda de prensa, donde calificó al partido del típico de “punto a punto”. Y así, igualado prosiguió el partido, por más que Banca Cívica hiciese otro amago de escaparse (51-55 a 8m 28s). Los azulgrana replicaron con dos triples de Ingles y Rabaseda, que pidió con los brazos el aliento de la grada. Replicó Calloway (4 asistencias y tres recuperaciones), decisivo con cinco puntos en el tramo final.

Era un encuentro para pillos y valientes. Y navarro se marcó su primera y única canasta en juego a poco menos de tres minutos para el final y en la acción siguiente Mickeal le rebañó la pelota a Triguero, muy enfadado porque entendía que era personal. El pívot de Gandía se marcó un mate en la jugada siguiente. Preguntado Joan Plaza sobre qué le falta a Triguero para ser regular el técnico fue director: “Tendría que volver a nacer. En estos años ha asumido un rol”. Un papel que Plaza comparó con el de Stonerrook en el Montepaschi, el de un batallador que lucha por los rebotes y que no mete demasiados puntos. En el epílogo Banca Cívica estuvo más entero, donde Perovic titubeó en lo que era una canasta muy sencilla Davis hizo un gancho para enmarcar, y donde Bogdanovic estuvo bien tranquilo desde la línea de personal el Barça tiró nervioso tres triples. Ninguno entró y el Palau volvió a ver perder a su equipo diez meses después.     

BARÇA 63 (18+22+11+12): Huertas (4), Navarro (3), Ndong (5), Lorbek (12), Mickeal (10) –quinteto inicial–, Sada (2), Perovic (8), Wallace, Rabaseda (12), Ingles (5) y Vazquez (2). BANCA CÍVICA 66 (22+17+12+15): Triguero (6), Urtasun (12), Calloway (8), Jasen (5), Rubio (13) –cinco inicial–, Satoransky (8), Sastre (2), Bogdanovic (5), Davis (5) y Tepic (2). Árbitros: Antonio Conde, Carlos Peruga y Sánchez Montserrat.